Conecta con nosotros

Ciencia

Intel logró resolver un desafío clave que demoraba la aplicación de la Computación Cuántica

Intel ha superado un cuello de botella de la computación cuántica al controlar dos qubits con un chip de control criogénico.

Publicado

en

Intel acaba de dar un paso significativo para hacer que la computación cuántica sea más práctica. La compañía y QuTech dicen que han demostrado la primera instancia de control de dos qubit de alta fidelidad utilizando su procesador de control criogénico Horse Ridge . 

Las computadoras cuánticas normalmente se encuentran con un cuello de botella de interconexión al usar dispositivos electrónicos a temperatura ambiente para controlar un chip cuántico refrigerado; la demostración mostró que Horse Ridge podría lograr la misma fidelidad (99,99 por ciento) que esos dispositivos electrónicos « más calientes ».

Intel estrena la 2ª Gen de su chip criogénico de control cuántico: Horse  Ridge II
El avance podría conducir a chips cuánticos estrechamente integrados (Imagen de Computador cuántico)

Las dos empresas también demostraron que Horse Ridge podía controlar varios qubits en una sola línea de radiofrecuencia, también conocida como multiplexación de frecuencia, mediante el uso de un algoritmo (Deutsch-Jonza) que es mucho más eficiente en las computadoras cuánticas que en las máquinas convencionales.

El avance podría llevar a procesadores que integren la electrónica y el chip cuántico en el mismo dado. Eso, a su vez, podría hacer que sea mucho más fácil escalar las computadoras cuánticas y hacer que aborden más cálculos que serían difíciles o imposibles con la potencia informática tradicional.-

Leer también...  (VIDEO) Robo a panadería en San Justo: "Además de la plata se llevaron los canastos con cuernitos y pastafrolas"

Con información de engadget.com

Ciencia

La súper computadora que le tenía miedo a la oscuridad y prefería las luces encendidas

Se trata de la primera computadora electrónica con hardware aritmética de punto flotante. Por razones desconocidas, la máquina fallaba cuando el operador de turno se iba de la sala de operación.

Publicado

en

La computadora OMIBAC (Ordinal Memory Inspecting Computer Binary Automátic) fue construida por la División de sistemas de aviación y artillería de la General Electric Company en Schenectady Nueva York, en 1948.

La OMIBAC (Ordinal Memory Inspecting Computer Binary Automátic) era más rápida que una IBM 650 cuando realizaba cálculos de coma flotante y funcionaba a una velocidad de 84 instrucciones/seg. Sus 3300 tubos de vacío termoiónicos consumían 12 kW de potencia y requirieron 1.4 m3·s −1 de refrigeración por aire.

El circuito de coma flotante de 24 bits de la máquina utilizaba una estructura de bits especial para representar un subconjunto de los números reales usando un significado de 17 bits escalado por un exponente entero firmado de 7 bits.

Siendo un prototipo de computadora digital binaria almacenado de tres direcciones que adopta una arquitectura de Harvard modificada, tenía instrucciones de 34 bits y datos de 24 bits almacenados en dos tambores magnéticos separados que giran a 4300 y 5400 rpm con 36 y 26 pistas respectivamente. 750 instrucciones podrían almacenarse en el primer tambor mientras que el tambor de datos podía almacenar 640 números de coma flotante.

Leer también...  (VIDEO) Robo a panadería en San Justo: "Además de la plata se llevaron los canastos con cuernitos y pastafrolas"

Las aplicaciones incluían estudios de balística y de rutas de vuelo. Las necesidades de personal fueron 1 operador, 1 personal de mantenimiento, 2 matemáticos y 4 aprendices. Logró 52 horas de operación libres de errores por semana con 8 horas/semana de mantenimiento y reparación, y nunca operó sola en la oscuridad, ¿por qué? Al parecer prefería las luces encendidas.

La explicación

OMIBAC integró un módulo enchufable flip-flop de 1 bit que utiliza un solo tubo de vacío de oscilador de triodo dual de 9 pines en miniatura GE 12AT7 y componentes electrónicos asociados.

Una característica misteriosa de la máquina era que funcionaba mejor durante la noche cuando un operador del turno noche estaba presente, pero siempre fallaba cuando no había ningún operador de turno.

Eventualmente se descubrió que la máquina OMIBAC efectivamente le tenía miedo a la oscuridad y prefería las luces encendidas.

La explicación técnica fue que la máquina utilizaba circuitos flip-flop de Jordan Eckles que tenían tubos con pequeñas luces de neón en los circuitos que sobresalían en el panel frontal y eran sensibles a la iluminación ambiental. El potencial de ionización cambió un poco de 90 V con luz ambiental sobre ellos.

Leer también...  Samsung decidió no asistir físicamente al MWC 2021 debido a los temores por el coronavirus

Entonces, en la oscuridad, el potencial de ionización era un valor, y cuando se encendían las luces, la ionización era otro valor.

En última instancia, en las máquinas del futuro, pusieron una pequeña cantidad de radio en el exterior de esas pequeñas bombillas de neón para que el potencial de ionización siempre se mantuviera donde se suponía que debía estar.-

INFOCOM.AR

Continuar Leyendo..

No te pierdas...