Conecta con nosotros

29 NOV – El buque “Hamburg” amarró el viernes en el puerto metropolitano. Doce horas después, las autoridades se dieron cuenta que habían cometido un error geográfico y deberían haber aplicado otro protocolo en medio del temor mundial por la nueva cepa africana de COVID-19.

“Boluda, este barco viene de Cabo Verde, ¿eso no es en África?”

La frase es real y fue pronunciada el sábado pasado por una inspectora de la Dirección de Sanidad de Fronteras que se ubicaba en el puente de mando del buque crucero de bandera de Bahamas MS Hamburg. Su interlocutora era otra funcionaria del mismo organismo que se encontraba en tierra y sostenía que la isla integra el continente asiático.

Lo que podría ser solo una simple anécdota sobre desconocimiento geográfico representa en el contexto actual un grave yerro: el “error” de quien argumentaba que Cabo Verde se encuentra en Asia permitió que una nave procedente del continente africano llegara al país casi sin controles en medio de la preocupación mundial que existe por el surgimiento de la variante Ómicron de coronavirus.

Si bien este lunes fueron publicadas nuevas restricciones en la Argentina para personas que estuvieron en ese continente en los últimos 14 días, las autoridades de fronteras ya habían recibido indicaciones internas de extremar los controles para postergar lo máximo posible el ingreso de la nueva cepa al país. El buque había estado 6 días navegando.

El buque de pasajeros Hamburg fue construido en 1997 en Alemania. Tiene un desplazamiento de 15.000 toneladas y capacidad para más de 400 pasajeros. Es propiedad del grupo naviero Conti y habitualmente realiza cruceros por el Mediterráneo y el Atlántico. Su tripulación es de 170 marinos. El viernes pasado, a las 19:30, ingresó a la terminal de cruceros “Benito Quinquela Martín” del puerto metropolitano luego que -como sucede habitualmente- las autoridades de Sanidad de Fronteras le otorgarán la llamada “libre plática”, lo que implica que tanto pasajeros como tripulación pueden descender a tierra firme.

Para el otorgamiento de tal autorización, es necesario que el capitán informe previamente cuáles fueron los puertos en donde estuvo amarrado el buque, la cantidad de pasajeros y el estado sanitario de los mismos, algo que en este caso se cumplió rigurosamente. Sin objeciones, la autoridad sanitaria autorizó el amarre y el consecuente ingreso y egreso de los 300 pasajeros (en su mayoría alemanes), además el eventual embarque de quienes abordarán la nave en el puerto local.

Todo transcurrió con normalidad hasta las 8:15 del sábado, cuando se desató la discusión entre la inspectora que detectó el error con su compañera, ambas integrantes de la oficina que tiene la responsabilidad de velar por la sanidad nacional en fronteras marítimas, aéreas y terrestres de todo el país.

En 2020 el Hamburg estuvo por última vez en Mar del Plata, ahora las mismas autoridades que permitieron su amarre en Buenos Aires negaron permiso para que atraque en la costa bonaerense

Según pudo reconstruir el sitio Infobae, con la discusión quedó en evidencia que el personal sanitario que el viernes había habilitado el descenso de los pasajeros desconocía que el puerto caboverdiano de Praia (del cual procedía el crucero) es parte del Archipiélago de Cabo Verde, ubicado en el Océano Atlántico, frente a las costas de Senegal, en el norte de África.

Fue increíble presenciar la acalorada discusión telefónica en el puente de mando del buque, los gritos de la persona que hablaba desde tierra se escuchaban a través del celular de la funcionaria embarcada. Se consultaban mutuamente si Cabo Verde era parte de Asia, de África o de la India. Luego de un silencio, llegó la confirmación: “Es África” nos mandamos una macana”, relató uno de los testigos del hecho.

Una vez descubierto el fallo, llegó la orden de retirar la “libre plática” de la nave. “Señores este buque está en cuarentena en virtud de las disposiciones del Estado Nacional, nadie puede bajar o subir”, se informó oficialmente. En esos momentos también se llevaba a cabo en el barco una inspección rutinaria de la Prefectura Naval Argentina. El personal policial tuvo que desembarcar y trasladarse a través de un corredor seguro a un centro de aislamiento de la institución.

Simultáneamente, se ordenó a los pasajeros y tripulantes el confinamiento en camarotes a la espera de que se realicen los hisopados de rigor, cuyos resultados se conocerán en las próximas horas.

No hay certezas acerca de si algunos tripulantes o pasajeros transitaron por las calles de Buenos Aires a pesar de las severas restricciones para viajeros procedentes de África.

A partir del “descubrimiento” de la procedencia geográfica del Hamburg y considerando que habían transcurrido 12 horas desde que se emitió la autorización para bajar a tierra, comenzó una desesperada “cacería” de tripulantes y turistas que se encontraban disfrutando de los atractivos turísticos de Buenos Aires. 

Por ejemplo, un grupo de turistas alemanes que se dirigía el sábado en una camioneta a Ezeiza para abordar un vuelo de regreso a su país fue interceptado y obligado a regresar a bordo.

Estaba prevista una próximo destino para el Hamburg: el puerto de Mar del Plata. Sin embargo, la escala quedó en dudas porque las mismas autoridades que permitieron el ingreso de la nave al puerto de Buenos Aires ahora consideran que el ascenso o descenso de pasajeros en la ciudad balnearia no era seguro. Nadie en Sanidad de Fronteras explicó las razones de esta medida.

Fuentes de la naviera confirmaron a Infobae que se suspendió la escala de Montevideo, pero que aún tenían previsto ir a Puerto Madryn y Ushuaia, algo que está totalmente supeditado a lo que las autoridades sanitarias dispongan.-

Fte: Infobae

Salud

Crucero: apareció documento clave que desmiente a la ministro Carla Vizzotti

“Sin riesgo sanitario”: los documentos que prueban que los pasajeros del crucero Hamburg habían sido habilitados a desembarcar.

30 NOV – El documento es de fecha sábado 27 de noviembre y está firmado por los inspectores del Ministerio de Salud. En el mismo se habilitaba la embarcación con la leyenda «SIN RIESGO SANITARIO. Posteriormente fue confeccionado un segundo certificado con fecha 28 de noviembre.

Recordamos lo publicado en las últimas horas (ver → acá) el crucero Hamburg, proveniente de Cabo Verde, África, continente donde se originó la nueva variante de coronavirus Omicron que tiene en alerta al mundo, llegó a la Argentina el viernes 26 de noviembre y, a pesar de tener a un pasajero a bordo que había dado positivo en el test de antígenos, fue autorizado a que sus tripulantes y el resto de la gente a bordo bajen de la nave para circular.

Así se desprende de los certificados de Libre Plática de los días sábados 27 y domingo 28 a los que accedió el portal Infobae:

“Liberado. Se declara sin riesgo sanitario”, reza el primero de los documentos.

El certificado del sábado 27

El segundo complementa: “Se eleve el presente informe a todas las autoridades nacionales. El día 26-11-2021 los inspectores de la Dirección de Fronteras y Terminales de Transporte realizamos la toma de temperatura a todos los tripulantes y pasajeros dando todos los registros normales”.

El certificado del domingo 28

El documento del 28, en una segunda hoja, indica: “Tanto el caso positivo como los contactos estrechos debieron de continuar aislados hasta cumplir un período de cuarentena dispuesta por la autoridad sanitaria hasta el 02-12-2021. Se da por finalizada la evaluación y fiscalización sanitaria acorde a las normativas vigentes y dicho buque queda liberado sanitariamente a las 14.45 del día 28-11-2021″.

Hubo más de 24 horas entre el primer certificado que declaró al crucero sin riesgo sanitario -fue emitido el 27 de noviembre a las 07.38- y el del día 28, emitido a las 14.45, que ratificó que las condiciones epidemiológicas eran las correctas.

Ambos certificados llevan la firma del responsable de la embarcación y de un inspector del Ministerio de Salud, de lo cual se desprende que la titular de la cartera, Carla Vizzotti, seguramente todavía no había tenido acceso a ellos cuando desmintió la noticia diciendo que los medios de comunicación estaban difundiendo una noticia falsa.

El contrapunto alrededor de lo sucedido con el crucero comenzó cuando Infobae publicó que Sanidad se había confundido Asia con África y había permitido el ingreso de la nave proveniente de Cabo Verde sin realizar los controles sanitarios necesarios. Ante esto, la propia Vizzotti dijo que la información era falsa y dio detalles del operativo, omitiendo algunos puntos, como por ejemplo los certificados de Libre Plática.

La desmentida de Vizzotti

El caso es que esto generó que varios pasajeros fueran habilitados a bajar y empezar a circular, pero que luego, cuando llegó la contraorden, tuvieran que ser aislados de imprevisto.

El caso más resonante es el de una combi con más de 20 turistas que habían salido hacia el aeropuerto de Ezeiza porque debían tomar un vuelo y debieron regresar.

El comunicado del Gobierno tampoco aclaraba por qué los hisopados a todos los que estaban dentro del crucero se realizaron recién 12 horas después del arribo al puerto de Buenos Aires, ya que el protocolo indica que ante la sospecha de un caso positivo de COVID-19 no se permite el ingreso o egreso de pasajeros y tripulantes hasta que el control sanitario hubiera finalizado.

Según el Ministerio de Salud, el viernes 26 el test de antígenos le da positivo al pasajero afectado y recién el sábado 27 “se dispuso un testeo PCR para todos los tripulantes y pasajeros”. Luego explicaron que el domingo 28 estuvieron todos los resultados y que fueron negativos, incluido el de la persona que había dado positivo. Sin embargo, ese pasajero y sus contactos estrechos quedaron aislados y el resto pudo bajar del crucero.

Otro punto que el comunicado oficial no explica es por qué Sanidad de Fronteras autorizó a personal de la Prefectura Naval a subir a la nave para realizar una inspección técnica de rutina a las 08:15 del sábado y a los pocos minutos, luego de haber tomado conocimiento las autoridades sanitarias de la posición geográfica de la Isla de Cabo Verde, los mismos fueran desalojados de la nave y puestos en aislamiento en una dependencia de la fuerza.-

Fte: Infobae

Continuar Leyendo..
Anuncio publicitario
Anuncio publicitario
Anuncio publicitario

No te pierdas...