Conecta con nosotros

Investigación | Ricardo De Luca

10 ABR – Naturalmente que las denominaciones geográficas contempladas en los mapas significan algo. Su aclaración se llama toponimia. Es la ciencia que sirve para desencantarnos y despojar a los nombres de los lugares de todo el gracioso tintineo sonoro que contienen.

Es mucho más lindo llamarle al río que separa a Corrientes de Entre Ríos «Guayquiraró» que decirle «Casa de la muchacha gorda«, que así parece sería la traducción que para este vocablo guaraní ha hallado don Saturnino Muniagurria.

Y como este caso, cien. O mil. Los nombres, pues, tienen una explicación, y aquí van traducciones de las principales denominaciones indígenas o criollas, correspondientes a la provincia de Buenos Aires.

Desconcertará al lector desprevenido hallarse ante el conocido contorno bonaerense y encontrar en él tan raras inscripciones, más una vez que consulte las referencias inmediatas, todo se le aclarará, para quedarse al final con los nombres tal cual están. No hay duda, suenan mejor.

Mapa de la Pcia. de Buenos Aires con los nombres indígenas (Créditos: infocom.ar)

Y aquí va la lista:

Agua rebalsada: Sería la traducción más acertada a la denominación «Chivilcoy«. Es alteración de una expresión pampa.

Aguas calientes no es otra cosa que «Areco«. Sea Carmen o San Antonio. Areco es ligera alteración de una voz araucana que significa precisamente eso: «aguas calientes».

Arroyo que baja: Tal sería la traducción más ajustada a «Napaleofú«, pues es un curso que no corre con la orientación de los demás que nacen en las sierras tandilenses, sino que se tuerce hacia el mar. Baja. Es voz araucana.

Arroyo barroso: Como la casi totalidad de los nombres autóctonos de la zona, es araucano de origen. Es la traducción de «Chapaleofú.

Bañaderal: Ésta podría ser la traducción de «Tapalqué«.

Barrancas: Es una de las varias acepciones que se da a «Quequén«, y probablemente la más acertada. Otros estudiosos como Olascoaga, dicen que Quequén quiere decir «moler maíz»; Vúletin, «muy frío»; De Angelis, «gritar» (por el ruido del agua). Como se ve, poco acuerdo entre los estudiosos.

Corral de piedra: Lugar famoso por aquellas maniobras de la primera conscripción militar. Es la traducción de Curu-malal.

Cuesta colorada: Esta es la traslación a nuestro idioma de la voz «Chacabuco«, nombre de la gran victoria de San Martín en Chile.

El Lucero es la traducción de «Huanguelén«, en el partido de Coronel Suárez. Que así llamaban los pampas a Venus.

Empacado. Es gracioso, pero ésta debe ser la traslación al castellano de «Tamangueyú«, cerca de Lobería.

Entre aguas salobres. Esta sería la traducción más sintética posible a lo que todos conocemos por su laguna y sus pejerreyes «Chascomús«, francamente los chascomunenses (o chascomusenses) preferirían sin duda que se llamaran así y no «entreaguasalobrenses».

Mapa de la Pcia. de Buenos Aires con los nombres traducidos (Créditos: infocom.ar)

Estero profundo es «Pehuajó«, expresión guaraní, Así se llama un lugar donde se libró un sangriento combate entre fuerzas argentinas y paraguayas durante la guerra de la Triple Alianza. En su homenaje se le bautizó con su nombre al pueblo bonaerense de las Mellizas. Significa, como vemos, en el idioma vernáculo de la región «estero profundo».

Flor de médano. Dicho con énfasis y entonación moderna, podría aludir a un médano grandote. Pero no, no es eso. Parece referirse a una especie floral que se da preferentemente en los médanos. Es la traducción de «Salliqueló«.

Loma del diablo. Es la versión castellana más apropiada de «Pillahuincó«. Pillan era para los araucanos el espíritu maligno, vulgo, el diablo. Huincul: loma, elevación.

Lugar verde. Realmente suena mejor el nombre indígena. Es preferible decir sencillamente «Carhué«.

Llegada. Es la traducción más cercana al espíritu de «Puán«. Hay quienes sostienen que este nombre es alteración de «Epu-Antu» (dos soles, por «dos días de viaje»). Otros recuerdan la existencia de un cacique llamado Puane, que anduvo por allí. Olascoaga sostiene que deriva de «Pu-am»: «Los fantasmas».

Maíz chico. Tal es el traslado a nuestro idioma que puede darse a «Guaminí«.

Parlamento es la traducción más admitida de lo que todo el mundo conoce por «Pigüé«.

Trenque Lauquen, la ciudad que cuenta su historia en las paredes

Piedra al caer, o que se está cayendo; montón de piedras; Cigarras de los troncos; cigarra muerta; lo más alto; rocas donde habrá reunión; sierra perforada; peña que late; montón de peñascos, y otras traducciones de lo más variadas se asignan a la denominación «Tandil«.

Reunión de lagunas es «Trenque Lauquen«. Hay quienes sostienen que esta expresión significa en el idioma de los pampas: Laguna seca, o laguna redonda o despareja, o laguna que se hiela.

Rincón de muertos. Esta es una expresión quichua. Es «Ayacucho«. Recuerda el nombre de la gloriosa batalla que consolidó la emancipación americana.

Sierra del Jabón. Creo que ésta sería la traducción de «Quillalauquén«. Quilla es en realidad «Quillay», corteza de un arbusto que sirve para lavar la ropa, o sea jabón. Lauquen es laguna; pero más se conoce por allí a la sierra que a la laguna. Aquélla tomó de ésta el nombre.

Tierra allanada. Es la traducción de «Maipú» el nombre del paraje, en Chile, donde culminó la campaña de San Martín.

Verija Blanca. Que viene a ser lo que todo criollo sabe con respecto a la procedencia de aquel paisano que caía al bajo, al trotecito y en un overo rosao. Eso. «Bragado«. Tal es la traducción, lo más escueta posible, de esta expresión criolla.

La fiesta del caballo en la localidad de Bragado

Y bien. Hay muchas, pero muchas expresiones más que podrían traducirse, pero para muestra bastan estos botones.-

Infocom.ar

Cultura

Infocom adhiere al manifiesto de inconstitucionalidad de la ley que somete a los medios a usar el «lenguaje inclusivo»

La ley sobre “equidad en la representación de los géneros en los servicios de comunicación de la República Argentina”, sancionada días atrás por la Cámara de Diputados de la Nación, confirma el peligroso camino que se transita con demasías que terminan por afectar la libertad de prensa.

28 JUN – Al menos en Diputados, la iniciativa se encontró con la fuerte oposición de los legisladores de Juntos por el Cambio. En el Senado, en cambio, la propuesta originada en un proyecto de la senadora Norma Durango (Frente para la Victoria-La Pampa) había pasado inexplicablemente sin observaciones.

Ahora resulta que los medios privados de comunicación audiovisual deberán anotarse en un registro desde el que se evaluará su comportamiento en materia de igualdad de géneros para acceder, según criterios del Congreso, a pautas de publicidad oficial. En otra oportunidad podrá analizarse a la luz de lo que pesa el costo y la ineficiencia de una burocracia de por sí absurdamente abultada, queaquel registro dependiente de un nuevo organismo por crearse. Otro más.

En función de los resultados comparativos que obtienen las autoridades, el Estado distribuirá la publicidad oficial según “méritos” alcanzados por los medios en el acatamiento de los preceptos de la ley sancionada. En la serie de indicios que gravitarán para la mensura del comportamiento periodístico en la materia, contará en qué medida promueve lo que se conoce como “lenguaje inclusivo”.

Nos hemos ocupado del debate abierto en ese punto por organizaciones dispuestas a remover cuantas convenciones culturales –sociales, morales– aseguran la convivencia armoniosa entre tradiciones y progreso. Los elementos más facciosos del oficialismo se hallan tan hermanados con aquella tendencia como con los regímenes autócratas y sanguinarios de Venezuela y Nicaragua. Hemos tomado posiciones, desde luego, en favor del sano criterio y contra los delirios lingüísticos denunciados por grandes escritos y las academias que velan por la unidad de la lengua en los veintidós países mancomunados por ella.

En la académica que se remonta a Felipe V, que fundó la RAE en 1713, la lengua es una lenta, gradual y sostenida gestación popular en el tiempo de las sociedades que la hablan. Los académicos no crean nada; se limitan a legitimar las voces en uso y velan por la lógica estructural de la lengua. Es decir, son custodios de la lozanía del principal elemento cultural de vinculación entre hombres y pueblos; desproveyéndola de unidad y cohesión, provocaríamos que se devalúe su valor estratégico.

De modo que en ese aspecto la ley es inconstitucional por atentar contra lo más sagrado del patrimonio cultural de nuestra sociedad, e inconstitucional también, por afectar la libertad de expresión y de prensa, al abrir las puertas a la discriminación contra los medios reticentes a que se escriba y se hable según caprichos de funcionarios públicos.

Por eso fue oportuna la pregunta de una legisladora de la oposición cuando indagó si en el proyecto finalmente sancionado se promovía una acción afirmativa en favor de la mujer o se incluye de contrabando una regulación de las pautas publicitarias en relación con medios independientes. Los voceros del oficialismo procuran atenuar las críticas a la ley al amparo de un ardid: el régimen de preferencias sancionado para contar con publicidad oficial exige el cumplimiento de cuatro condiciones referidas a igualdad de géneros, entre un número mayor de condiciones sobre el que se despacha el texto.

Aquí juega una cuestión de principios, fundada en que los legisladores establecidos han un sistema de preferencias según se cumpla con normas referidas a un asunto que, como el de la equidad de género, nadie discute. El problema es que mañana podrá estipularse preferencias especiales, fundándolas en pretensiones tanto o más inadmisibles que las de esta ley.

Estamos contra la imposición del “lenguaje inclusivo” que destruye la lengua de Cervantes y de Borges. Y estamos a la espera, sin demasiadas esperanzas, es verdad, de que el Presidente vete lo que la ley tiene de gravemente objetable –su artículo 8–, en colisión con los artículos 14 y 32 de la Constitución nacional, y el artículo 13 de la Convención Americana de Derechos Humanos.

Así lo señala un documento de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), compartido con la Asociación de Teleradiodifusoras Argentinas , la Asociación de Radios Privadas y la Asociación de Diarios del Interior que se ha hecho circular entre legisladores y funcionarios. Lo compartimos en un todo.

@infocom.ar, a través de La Nación

Continuar Leyendo..
♨️ ⚠️ #AHORA‼️ Puede ver en directo información relevante (⛔️+18) del conflicto Rusia-Ucrania en nuestro canal exclusivo de Telegram https://t.me/infocomar
Enlace de invitación → https://t.me/+5xDguCY667o3NThh
Anuncio publicitario
Anuncio publicitario
Anuncio publicitario

No te pierdas...