Conecta con nosotros

Publicado

en

Los astrónomos del Proyecto del Telescopio Virtual han capturado una brillante imagen del descarriado cohete Long March 5B de China, que se espera que haga una reentrada descontrolada a la atmósfera terrestre este fin de semana, tal como informamos acá.

“En el momento de la captura de la imagen, la etapa del cohete estaba a unos 700 km de nuestro telescopio, mientras que el Sol estaba solo unos pocos grados por debajo del horizonte, por lo que el cielo era increíblemente brillante: estas condiciones hicieron que la imagen fuera bastante extrema, pero nuestro telescopio robótico logró capturar estos enormes escombros”, explicó Gianluca Masi, astrónomo del Proyecto del Telescopio Virtual, en un comunicado.

“Este es otro gran éxito, que muestra las asombrosas capacidades de nuestra instalación robótica para rastrear estos objetos”.

A lo que agregó: “Como pueden ver, en la parte inferior de la imagen brillante del cohete se encuentra el típico efecto de floración del CCD, debido al brillo extremo del objeto”. Con “CCD”, Masi se refiere a los dispositivos de carga acoplada: circuitos integrados que se utilizan en imágenes digitales. Puedes encontrar más información sobre el efecto de floración CCD aquí.

El grupo de Masi, en cooperación con el Observatorio Astronómico Bellatrix en Italia, utiliza telescopios controlados de forma remota para observar el espacio, detectando cosas como cometas, asteroides y extrañas piezas de basura espacial.

Esta vez, el sistema robótico logró capturar el vehículo de lanzamiento de carga pesada Long March 5b de China, de 30 metros de altura, que se lanzó el 28 de abril. Esta etapa central está actualmente fuera de control y se espera que vuelva a entrar en la órbita de la Tierra el sábado 8 de mayo a las 10:34 pm EDT (domingo 9 de mayo a las 2:34 a.m. UTC), aproximadamente, según Masi.

Se desconoce la hora exacta de reingreso y dónde podría estrellarse el cohete porque, como acabo de decir, está literalmente fuera de control. La etapa central actualmente orbita el planeta una vez cada 90 minutos, a velocidades que alcanzan más de 7 kilómetros por segundo, lo que dificulta mucho las predicciones precisas.

En un correo electrónico, Jonathan McDowell, astrofísico del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, dijo que “un error de una hora en el tiempo de reentrada es un error de 29.000 kilómetros en la ubicación”. Es probable que los escombros de la etapa central caigan al océano o en áreas deshabitadas en tierra, pero el riesgo para la vida humana y la propiedad no está descartado.

Que el cohete esté fuera de control, obviamente, es un problema. Normalmente, las etapas centrales no terminan en órbita; después de impulsar su carga al espacio, caen a una ubicación predeterminada en la superficie de la Tierra. En este caso, el Long March 5b alcanzó la órbita y pronto volverá a entrar en la atmósfera en un momento y lugar no controlados por la agencia espacial de China.

Este es ahora el segundo incidente de este tipo que involucra un Long March 5b (los escombros de una etapa central anterior causaron daños a las aldeas en Costa de Marfil), por lo que es posible que el sistema esté diseñado de esta manera. Es difícil saberlo, dada la naturaleza reservada del programa espacial de China.

El lanzamiento el 28 de abril fue el primero de los 11 planeados por China, en los que los cohetes Long March 5b llevarán al espacio los componentes necesarios para la construcción de Tianhe-1, la primera estación espacial de China construida de forma independiente por el país. Si los próximos 10 lanzamientos son así, China tendrá que dar algunas explicaciones.-

Vía: gizmodo.com

Ciencia

La súper computadora que le tenía miedo a la oscuridad y prefería las luces encendidas

Se trata de la primera computadora electrónica con hardware aritmética de punto flotante. Por razones desconocidas, la máquina fallaba cuando el operador de turno se iba de la sala de operación.

Publicado

en

La computadora OMIBAC (Ordinal Memory Inspecting Computer Binary Automátic) fue construida por la División de sistemas de aviación y artillería de la General Electric Company en Schenectady Nueva York, en 1948.

La OMIBAC (Ordinal Memory Inspecting Computer Binary Automátic) era más rápida que una IBM 650 cuando realizaba cálculos de coma flotante y funcionaba a una velocidad de 84 instrucciones/seg. Sus 3300 tubos de vacío termoiónicos consumían 12 kW de potencia y requirieron 1.4 m3·s −1 de refrigeración por aire.

El circuito de coma flotante de 24 bits de la máquina utilizaba una estructura de bits especial para representar un subconjunto de los números reales usando un significado de 17 bits escalado por un exponente entero firmado de 7 bits.

Siendo un prototipo de computadora digital binaria almacenado de tres direcciones que adopta una arquitectura de Harvard modificada, tenía instrucciones de 34 bits y datos de 24 bits almacenados en dos tambores magnéticos separados que giran a 4300 y 5400 rpm con 36 y 26 pistas respectivamente. 750 instrucciones podrían almacenarse en el primer tambor mientras que el tambor de datos podía almacenar 640 números de coma flotante.

Las aplicaciones incluían estudios de balística y de rutas de vuelo. Las necesidades de personal fueron 1 operador, 1 personal de mantenimiento, 2 matemáticos y 4 aprendices. Logró 52 horas de operación libres de errores por semana con 8 horas/semana de mantenimiento y reparación, y nunca operó sola en la oscuridad, ¿por qué? Al parecer prefería las luces encendidas.

La explicación

OMIBAC integró un módulo enchufable flip-flop de 1 bit que utiliza un solo tubo de vacío de oscilador de triodo dual de 9 pines en miniatura GE 12AT7 y componentes electrónicos asociados.

Una característica misteriosa de la máquina era que funcionaba mejor durante la noche cuando un operador del turno noche estaba presente, pero siempre fallaba cuando no había ningún operador de turno.

Eventualmente se descubrió que la máquina OMIBAC efectivamente le tenía miedo a la oscuridad y prefería las luces encendidas.

La explicación técnica fue que la máquina utilizaba circuitos flip-flop de Jordan Eckles que tenían tubos con pequeñas luces de neón en los circuitos que sobresalían en el panel frontal y eran sensibles a la iluminación ambiental. El potencial de ionización cambió un poco de 90 V con luz ambiental sobre ellos.

Entonces, en la oscuridad, el potencial de ionización era un valor, y cuando se encendían las luces, la ionización era otro valor.

En última instancia, en las máquinas del futuro, pusieron una pequeña cantidad de radio en el exterior de esas pequeñas bombillas de neón para que el potencial de ionización siempre se mantuviera donde se suponía que debía estar.-

INFOCOM.AR

Continuar Leyendo..
♨️ ⚠️ #AHORA‼️ Puede ver en directo información relevante (⛔️+18) del conflicto Rusia-Ucrania en nuestro canal exclusivo de Telegram https://t.me/infocomar
Enlace de invitación → https://t.me/+5xDguCY667o3NThh

No te pierdas...